En la finca pública municipal de Galatzó en Calvià, Mallorca se ha montado un horno tradicional, que ha quedado a punto de quemar.

Durante este verano pasado los alumnos-trabajadores del Taller de Empleo Galatzó V, promovido por el IFOC (Institut de Formació i Ocupació de Calvià) y financiado per el SOIB (Sevei d’Ocupació de les Illes Balears) i el Fondo Social Europeo han coordinado sus trabajos con el objetivo de hacer cal en un horno tradicional. A partir de conocimientos recogidos de caleros veteranos se ha procedido a limpiar una olla antigua, que no se había quemado desde hace unos 70 años, para proceder a montar la pared de bóveda, con su relleno superior, junto con la portada y la boca de alimentación (ver fotos en el Flickr) mientras se hacia acopio de leña para la hornada, documentando todas las labores,constructiva i economicamente..
La labor más encomiable ha sido la recogida de la información con todo detalle del montaje y funcionamiento de la hornada, que ha conseguido implicar a todos los participantes de los talleres, hasta el punto de “sentirse caleros” deseando repetir la experiencia.
El problema ha surgido en el momento que, por ser una actividad municipal, el ayuntamiento ha querido asegurarse de los peligros que pudiera entrañar la hornada con su descarga incluida. La labor del apagado de la cal viva, la de mayor peligro por quemaduras si no se realiza en buenas condiciones, ya se había previsto un convenio para realizarla en la empresa Unicmall i evitar así los riegos que conlleva. De todos modos se ha considerado por parte del ayuntamiento que no debía encenderse el horno, dejando en trabajo realizado como ejemplo para visitantes y excursionistas, del resultado de un horno a punto de quemar.
El proceso se ha quedado, por tanto, en la parte más preparatoria ya que la esencial es la cocida siguiendo en cada momento todos los avatares de la calcinación de la piedra hasta conseguir finalmente una buena cal.
El proyecto estaba fundamentado en la recuperación de un oficio tradicional, en el patrimonio etnológico, la experiencia de todo el proceso para trasladarla a otros lugares interesados y divulgarlo pedagógicamente. Importante en todo ello es la gestión forestal del bosque, con su limpieza selectiva para evitar incendios, además del material finalmente conseguido, la cal, que serviría, para el mantenimiento de las construcciones rurales de la finca, así como otras municipales de tipo tradicional, y con el que además se pretendia su estudio en el laboratorio de materiales de la Universidad, con la comparación con otras cales producidas industrialmente, entre otros paràmetros.
Esperemos que la experiencia pueda repetirse en otro momento y otra ubicación, ya que la decisión de no seguir el proceso hasta la calcinación y desmontaje, ha sido frustrante, al no haber conseguido transmitir los valores que conlleva, entre otros de conocer el pasado, que como dijo Octavio Paz “para ser modernos tenemos que reconciliarnos con las tradiciones”