La densidad es la relación entre la masa de una substancia y el volumen que ésta ocupa.

Todo material desagregado se caracteriza, entre otros aspectos, por la distribución estructural de sus partículas, las cuales dejan espacios entre sí creando poros internos o externos, en mayor o menor medida según el tipo de material y su forma de fabricación y aplicación.

Se denomina densidad aparente a la relación entre la masa de un material y el volumen de su envolvente.

Se denomina densidad relativa a la relación entre la masa de un material y el volumen relativo de dicho material, es decir, omitiendo el volumen de porosidad interna de éste.

Se denomina densidad real a la relación entre la masa de un material y el volumen real de dicho material, es decir, omitiendo el volumen de porosidad interna y externa de éste.

En la caracterización de un material resulta de gran utilidad conocer la densidad aparente y real para poder determinar su porosidad, que es el porcentaje de huecos o espacios de aire en un material.

Se determina por tanto la porosidad de un material calculando la relación entre su densidad real y su densidad.




Addelson (Addelson,1995) comentaba que en la clasificación de materiales se emplean características como el rendimiento térmico, acústico o a la absorción de agua, pero que éstas son limitadas y no cubren toda la gama de materiales. En cambio, la clasificación respecto a la distribución básica estructural de un material de construcción mediante la determinación de su porosidad, es decir la cantidad de espacios de aire que contienen, determinan sus propiedades físicas y su comportamiento mecánico.

En la confección de pastas de cal la formación de los poros depende del tamaño y forma de las partículas, del grado de compacidad alcanzado antes del endurecimiento, y del agua de amasado empleada. Estas tres variables se encuentran interrelacionadas: la porosidad externa que creará la evaporación de agua durante el fraguado de una pasta de cal será mayor cuanta más agua se haya utilizado, pero también cuanto menos compacta sea la pasta. Asimismo, el tamaño y forma de las partículas influirá en la compacidad de la pasta y en la cantidad de agua necesaria para el amasado.

En la confección de los morteros de cal será también necesario tener en cuenta la distribución granulométrica del árido empleado, así como su procedencia y naturaleza geológicas que determinarán la forma de sus granos, los cuales influirán en el producto final en mayor o menor medida según si la masa aglutinante formad por la cal y el agua rellena o no el volumen del huecos del árido. Según (Vázquez et al. 1993), las densidades aproximadas de las dos tipologías principales de cal son las que se muestran en la siguiente tabla. Además, la norma UNE EN 459-1:2002 especifica las densidades medias para cada tipo de cal.


Densidades de las cales

Producto

Densidad aparente (kg/dm3)

Densidad real (kg/dm3)

Cal aérea en polvo

0,4

0,5-0,9

Cal hidráulica en polvo

2,25

2,5-3

 

Resulta difícil determinar ”a priori” la densidad de un mortero de cal, ya que se le añaden diferentes factores que deben tenerse en cuenta a la hora de determinar dicho mortero. En primer lugar, debe indicarse si la dosificación de árido y aglomerante (a:a) es en peso o en volumen. En segundo lugar, la granulometría del árido influye en la densidad del árido ya que según el porcentaje de finos de éste obtendremos un mortero con mayor o menor volumen de huecos. En tercer lugar, debería especificarse la cantidad de agua aportada, ya sea en porcentaje o bien definiendo el diámetro de  escurrimiento. Finalmente, debemos tener en cuenta si los datos se refieren al mortero en estado fresco o endurecido, ya que la retracción influirá en el volumen final de éste, según la cantidad de agua de la dosificación y las condiciones ambientales en las que éste endurezca.

La metodología de realización de ensayos para determinar la densidad y porosidad de una cal varían según si esta es en polvo, una pasta de cal o un mortero.

 

Bibliografía: (Addelson,1995); (Vázquez et al. 1993); (AENOR)

 

Volver a Propiedades de las cales