Joan Mestre Ramis

RESUMEN:

El objeto de esta exposición es tratar el tema de la Cal desde una óptica interdisciplinar. De las actas de las jornadas FICAL, así como de los “Convegnos”  Italianos, se puede observar que padecemos de cierta querencia. Eso es, una determinada rutina disciplinaria, aunque diversa, planea sobre el enfoque de la cal, centrado en la construcción, la restauración o la investigación de morteros, dejando olvidados o marginados otros enfoques que, podrían aportar visiones enriquecedoras.

 

Nos encontramos básicamente en estar jornadas, químicos, geólogos, arquitectos, ingenieros de la edificación, arqueólogos, restauradores, y pienso que nos faltan antropólogos, historiadores, sociólogos, lingüistas, economistas, ingenieros d industrias que utilizan cal (papelera, azucarera, siderurgia) agricultores o técnicos agrícolas, conocedores de aplicaciones en medio ambiente, tratamiento de aguas, humos, etc, así como profesionales (amateurs) procedentes de letras y humanidades. Seguro que aportarían además de enriquecimiento de lenguaje, una mayor sensibilidad en la percepción del mundo de la cal.

Y es que la cal limitada al ámbito constructivo, nos lleva al pensamiento crematístico, al utilitarismo, al determinismo mercantil y nos hace insensibles  a los valores del “elemento”, que siendo un producto, es más que un material. Quiero decir: tratar la cal en toda su dimensión, holísticamente, nos aproximaría a ser más conscientes de su lugar en el mundo.

Ésta, en parte, es la idea de la que partía para expresar el significado del título de esta  intervención. La cal ha ido desapareciendo del lugar que le corresponde. Si la reducimos a un material, será un producto del mundo de ayer, un producto del pasado. La cal es un mundo, o un universo, como rezan las pancartas presenciales de FIC y FICAL.

 

Si se me permite una licencia humorística para desdramatizar la situación, hoy en día, al preguntar, supongamos, a alumnos de secundaria, si alguno sabe ¿qué es la cal? Se podría esperar como respuesta algo así como: “la cal es lo que fastidia la lavadora de casa”. Un concepto acreditado además por los spots en TV de los productos anti-cal. Como si ésta fuera el enemigo a batir.

 

Se ha dicho en alguna ocasión que la mejor forma para dar a conocer una disciplina es explicarla desde otra diferente. I dado el carácter poliédrico del tema de la cal, la visibilidad interdisciplinar, sin duda seria esclarecedora e iluminaria aspectos parciales tratados en cada ámbito de dedicación.

 

Nos proponemos entonces, hablar de “otras cosas”, haciendo una lectura cuyo referente sea la cal. Nos hemos convocado aquí para hablar del cal. Eso no quita, pero, poder escuchar argumentos de otros ámbitos, desde la historia a la filosofía o del sistema socioeconómico en que estamos inmersos, para aplicarlos a conocer más y mejor la cal.

 

“La filosofía, decía Giorgio Agamben, no es una disciplina, la filosofía es una intensidad”, que “como sucede en un campo magnético o en un campo eléctrico, puede atravesar cualquier ámbito y cualquier disciplina. Algo estético, algo religioso o económico puede resultar filosófico en la medida en que se aborda y se carga con una intensidad más fuerte”.

 

Pues bien, el filosofo Giorgio Agamben, además de esta cita para entender el tratamiento filosófico que pretendemos dar a la cal, atribuye al término “ contemporáneo” el significado del “sujeto que cuestiona el mundo”

 

“Aquellos que coinciden demasiado plenamente con la época o el mundo en que viven, que encajan en cada punto, no son contemporáneos porque, justamente por ello, no logran ver, no pueden mantener la mirada sobre la época o el mundo” porque están inmersos en ello.

 

Una visión crítica de las ideas establecidas sirve para avanzar, para otear el nuevo paradigma, provocando el debate. Observar de forma crítica significa tomar distancia que nos sitúe en el umbral de nuevas ideas. Más allá de las ideas históricas. Evidentemente, si uno no es crítico, acepta y da por bueno el sistema y las ideas establecidas que lo sustentan.

 

Dice Agamben,: “El hombre europeo (a diferencia de los asiáticos y americanos, para los cuales la Historia y el pasado tienen un significado diferente) puede acceder a su verdad sólo a través de una confrontación con el pasado. Sólo haciendo cuentas con su historia”.

 

Solo enjuiciando nuestra historia intima con la cal, la particular historia individual i colectiva, podremos interpretar la situación de la cal en el momento actual.

 

Veamos algún elemento de esta “nuestra” historia de la cal que nos ayude a interpretar donde nos encontramos. Continuando con Agamben, las preguntas que la tradición occidental se plantea, podrían simplificarse en  ¿cómo hemos llegado al punto en que nos encontramos?.