Los criterios ambientales y de sostenibilidad se encuentran en el orden del día, debido a la conciencia social que se ha tomado respecto al cuidado de nuestro planeta, al consumo de recursos y a la gestión responsable de residuos. En el ámbito de la construcción éste supone un gran reto, ya que el empleo de energía tanto en la fabricación de materiales de construcción como en su puesta en obra, así como su vertido cuando éste alcanza el fin de su vida útil es de considerable envergadura.

La bioconstrucción es una actitud y unos conocimientos aplicados para alcanzar este objetivo. La correcta gestión de recursos, la selección de materiales a emplear, la eficiencia energética de un sistema constructivo, y el mantenimiento preventivo frente al correctivo son algunas de las iniciativas que se llevan a cabo para conseguirlo.

En el ámbito de los materiales de construcción, se considera que éstos, para ser sostenibles, deben cumplir una serie de requisitos:

  •      Que tenga una durabilidad adecuada
  •      Que tenga un fácil mantenimiento
  •      La compatibilidad con un sistema constructivo eficiente
  •      Bajo consumo energético en su fabricación
  •      No contaminante
  •      Bajo consumo energético en su vida útil
  •      Material procedente del entorno donde va a utilizarse
  •      Que posea un porcentaje de material reciclado, o bien que sea reciclable o reutilizable.


La cal tiene una durabilidad alta, si se emplea adecuadamente, y su mantenimiento es fácil y poco costoso. Es compatible con muchos sistemas constructivos, además de ser un material que se encuentra en la naturaleza, en prácticamente cualquier entorno, y no es por tanto causa de un impacto ambiental. No es un material contaminante, es ignífugo, mejora la salubridad y las condiciones térmicas y acústicas, por lo que confiere al sistema constructivo una menor demanda energética.

En cuanto a su consumo energético, el mayor se produce durante su calcinación, en la que se producen emisiones de CO2. Sin embargo, durante su proceso de carbonatación, la cal reabsorbe el CO2.

En la siguiente tabla se comparan las emisiones de CO2 así como la posterior absorción de éste de diferentes tipos de cales y cemento.

Kg de CO2 por tonelada

Material

Fabricación (kg)

Reabsorción durante su vida útil (kg)

Porcentaje de reabsorción (%)

Cemento portland

819

--

0

Cal aérea CL

872

535

61

Cal hidráulica natural NHL 3,5

606

270

44

Cal hidráulica natural NHL 5

635

220

34

 

Bibliografía: Foro Italiano della Calce