Si analizamos la cal como material de construcción sostenible, resulta inevitable preguntarse en qué se diferencia del cemento que tan acostumbrados estamos a utilizar. En el siguiente apartado se realiza una comparativa entre ambos materiales, anotando las ventajas e inconvenientes de ambos.

Se trata de materiales muy diferentes y, si bien es cierto que sin el cemento Portland no se hubiesen podido construir muchas de las obras arquitectónicas actuales más representativas, la cal es mucho más compatible con los criterios de restauración de monumentos arquitectónicos.

La siguiente tabla muestra las ventajas e inconenientes de la cal y el cemento como materiales de construcción.

 

 

Cal

Cemento

Compatibilidad con estructuras históricas

No

Ausencia de álcalis solubles

No

Reconstrucción autógena de las grietas

No

Elasticidad y trabajabilidad

No

Alta resistencia a la compresión

No

Retención Hidráulica

No

Porosidad y permeabilidad

No

Economía en la fabricación

No

La resistencia a los sulfatos

No

Presa rápida

No

Endurecimiento lento

No

Ecología de la producción, uso, disposición

No

Versatilidad de uso para el medio ambiente

No

El uso de mano de obra altamente calificada

No

Facilidad de aplicación de pigmentos


No



La siguiente tabla muestra algunos de los elementos presentes en los cementos y su acción frente a los materiales de construcción tradicional.

 

Fase

Fórmula

Cantidad

Degradación potencial

Aluminato
Tricálcico

C3A

3-10% 10.03%

Reacciona con los sulfatos y el agua resultante atacando y causando el deterioro de la argamasa, ladrillos y piedras.

Tetracalcium Aluminoferiti

C4AF

8-10% 08.10%

Reacciona con el yeso causando expansión

Sulfatos

SO3

2-7% 07.02%

Contribuye al ataque de sulfatos

Álcali

Na2O
K2O

1-3% 03.01%

Reacción asociada con la presencia de álcalis en el cemento y la sílice amorfa o cristalino deficiente en algunos agregados. El fenómeno también es conocido como la reacción álcali-sílice (álcali-sílice Reacción o ASR).

Yeso

CaSO4

2-9% 02.09%

Sin perjuicio de expansión, produce eflorescencias

 

Vemos, por tanto, que la cal resulta más compatible en la restauración de monumentos arquitectónicos debido al contenido de elementos nocivos para éstos en los cementos. Por otro lado, el cemento presenta una mayor resistencia y precisa de mano de obra menos cualificada para su puesta en obra, por lo que se reduce el coste económico de su uso.
En los procesos de fabricación, el cemento es más contaminante y no es reciclable, además de no absorber posteriormente dióxido de carbono a lo largo de su vida útil como hace la cal, por lo que resulta un material menos sostenible. Por otro lado, pese al importante impacto ambiental de éste, tiene la capacidad de aprovechar la radiación solar mediante la inercia térmica debido a su elevado calor específico.
En cuanto a sus aplicaciones, los morteros de cal puros presentan algunas ventajas. (ANCADE, 2008)

Ventajas de los morteros de cal vs cemento
  • Buena plasticidad y trabajabilidad, ya que la cal envuelve la superficie entre los áridos evitando el rozamiento y mejorando el deslizamiento.
  • Ausencia de retracción debido a la estabilidad volumétrica frente a la humedad.
  • Adaptación a las deformaciones y bajo riesgo de agrietamiento debido a su elasticidad
  • Permeabilidad al vapor de agua debido a su porosidad para permitir la carbonatación del óxido cálcico, que confiere transpirabilidad y evita las condensaciones, además de proporcionar un buen aislamiento térmico y acústico.
  • No provoca eflorescencias ya que no contiene sales solubles
  • Permite realizar capas más finas que los morteros de cemento
  • Garantizan el sellado y estucado
  • Resistencia a la penetración de agua de lluvia
  • Desinfectante y fungicida natural debido a la alcalinidad de la cal
  • Ingnífugo, no produce gases tóxicos
Ventajas de los morteros mixtos vs cemento:
  • Mayor adherencia, plasticidad, permeabilidad al vapor, disminución de eflorescencias, menor retracción y fisuración.
  • Cuanto mayor sea el contenido de cemento en menor medida serán apreciables estas cualidades, mientras que incrementará las resistencias mecánicas del mortero.

En conclusión, la cal y el cemento son materiales que históricamente se han suplido el uno al otro, pero su composición y comportamiento tanto físico como químico les convierte en materiales muy diferentes, por lo que cada uno de ellos será más adecuado que el otro según los requerimientos de cada caso.

 

Bibliografía:Foro Italiano della calce; (ANCADE, 2008)